Galletas de Navidad y Felices Fiestas!

Ya estamos unos días en casa de vacaciones, qué ganas teníamos! Hemos pillado con muchas ganas la familia, nuestra casa, la comida y España en general.

Estas galletas las hice antes de venir de Israel, me las traje de equipaje de mano y han llegado todas enteras. Es mi receta de galletas de siempre, sin huevo, y están decoradas con fondant.

Feliz navidad a todos!!!

Stollen alemán

Aunque aquí no hay ambiente navideño, parece que ahora que ha llegado el frío, apetece más hacer y comer dulces navideños. A principios de la semana pasada estábamos todavía a 28 grados y este fín de semana llegaremos a máximas de 6 grados, teniendo en cuenta que estamos en la costa… En Jerusalén y Belén incluso parece que va a nevar el fín de semana, así que igual repetimos la visita del fín de semana pasado.

El sábado pasado estuvimos en Belén, y nada más cruzar la frontera se veía la diferencia de Jerusalén, medio desierto en Sabath frente a Belén con decoración navideña, villancicos… Mis hijas mirán los Belenes de forma muy escéptica porque dicen que no se parecen a cómo es Belén, por más que les intentamos hacer entender que eso fue hace más de 2000 años.


Entre los dulces que tenía muchas ganas de preparar este año estaba el Stollen. Por la alergia de Raquel no lo había preparado antes, pero este año puedo hacer lo que me apetezca. El Stollen es un dulce navideño alemán que intenta recordar al niño Jesús envuelto en pañales, de ahí la forma que tiene y por eso se espolvorea tanto con azúcar glass.

Estuve mirando y remirando recetas y la que más me convención fue la de Xabier Barriga de su libro de Bollería. Lleva poca levadura, con lo que la conservación es muy buena y tengo que decir que estaba delicios. Como mi referencia de este dulce eran los Stollen del Lidl, le dí a probar a un alemán de verdad y dice que estaba riquísimo, así que me lo creeré.

Ingredientes para la esponja:
150 g de harina de fuerza
75 g de leche
10 g de levadura fresca o el equivalente de levadura deshidratada

Ingredientes para el mazapán:
75 g de almendra en polvo
75 g de azúcar glass
1 clara de huevo

Ingredientes para la masa:
La esponja

350 g de harina de fuerza
175 ml de leche
125 g de mazapán
135 g de mantequilla
225 g de pasas maceradas en ron
110 de naranja confitada
5 g de granillo de almendra
30 g de azúcar
5 g de sal
ralladura de naranja y limón
1/2 cucharadita de canela
1/4 cucharadita de clavo molido
1/4 cucharadita de nuez moscada
1/4 cucharadita de cardamomo
1 pelín de pimienta negra
mantequilla para pintar una vez horneado
azúcar glass para espolvorear

Amasamos los ingredientes de la esponja apretando bien, para formar una bola. Se deja reposar tapada con un paño hasta que la esponja doble su volumen.

Preparamos el mazapán mezclando los ingredientes lo justo para que quede una pasta homogénea.

Cuando la esponja está lista, la amasamos con todos los ingredientes excepto la mantequilla, el granillo de almendra, la naranja y las pasas

Cuando esté todo bien mezclado, añadimos la mantequilla poco a poco y continuamos amasando hasta que esté perfectamente integrada en la masa y ésta tenga un aspecto uniforme y sea elástica. El amasado es largo. Entonces añadimos el resto de ingredientes y amasamos para integrar bien.

Dejamos reposar la masa 2 horas en un recipiente enharinado tapado con un film transparente. Cuando ha pasado el tiempo, dividimos la masa en 3 porciones y formamos 3 bolas iguales encima de la superficie de trabajo enharinada. Dejamos reposar 30 min cubriendo la masa con un papel film.

Damos forma a los Stollen, hacemos un rectángulo con la masa, alisamos con el rodillo pero más en el centro, de forma que los bordes queden más levantados, y doblamos uno de los bordes sobre el resto.

Dejamos fermentar 4-5 horas, hasta que casi doble su volúmen en la bandeja de hornear.

Precalentamos el horno a 170 ºC y horneamos unos 20-25 minutos. Al sacarlos calientes del horno, pintamos con mantequilla derretida, y una vez que se enfríen, pintamos otra vez y añadimos el azúcar glass generosamente para cubrirlo bien.

Polvorones de mantequilla

Está claro que los polvorones y mantecados son con manteca, pero hay sitios, como Israel, donde es imposible encontrarla. Aquí no se celebra la navidad, nada. No hay dulces navideños ni decoración navideña, quitando en algún punto de Yafo (el barrio más antiguo de Tel Aviv), donde hay una comunidad árabe cristiana importante, o en Belén, ya en Palestina, donde esperamos ir mañana a ver el árbol que ponen en la iglesia de la Natividad.

A falta de la posibilidad de comprar dulces navideños, toca hacerlos. Total, otros años podía comprarlos y los hacía también.

El martes por la noche nos invitó una familia judía a encender la penúltima vela de Hanukka, vimos todo el ritual de cómo lo encienden, canciones… fue muy divertido porque en los colegios hacen Hanukkas los niños y habían muchas para encender, mis hijas participaron y con tantas velas lo disfrutaron más que un cumpleaños. Ellos hicieron un par de platos típicos de su celebración y los típicos Sufganiyot, y nos dijeron que por qué no llevábamos algún dulce navideño (Kosher por supuesto) y les explicábamos un poco a sus hijos y a las nuestras las dos festividades. Llevé las tortas de Conde, pero más pequeñitas que las hago otros años, y estos polvorones, que son de los dulces más típicos de estas fiestas, no?

La receta la tomé del blog Webos Fritos, pero no añadí anís y sustituí la manteca por mantequilla. Tuve que añadir un poco más de lo que decía su receta.

Ingredientes:

350 g de harina de repostería
40 g de almendra cruda molida
40 g de granillo de almendra
100 g de azúcar glass
150 g de mantequilla en pomada
1/4 cucharadita de canela

Antes de hacer la receta, tenemos que tostar y dejar enfriar la almendra molida y la harina. Si no partimos de almendra molida, la trituramos previamentes. La mezcla se tuesta a unos 150 ºC unos 20 minutos, con cuidado que no se tueste demasiado porque amargararía. De esta mezcla utilizaremos sólo 320 g.

Formamos un volcán con la harina y metemos dentro los ingredientes. Mezclamos hasta conseguir una masa uniforme, arenosa, pero con la que se pueda hacer una bola un poco aplanada, que se mete en el frigorífico entre 30 minutos y una hora envuelta en plástico transparente.

Quitamos el plástico, y con la palma de la mano aplastamos un poco la masa y con el rodillo igualamos la superficie. Con un cortapastas o un vaso, cortamos los polvorones. Dejamos reposar la masa en el frigorífico entre media y una hora y hornear en el horno precalentado a 200˚, solo grill, e introducir 15 minutos, a una altura media-alta, vigilando los últimos 5 minutos para que se quemen.

Cuando estén fríos, espolvorearlos con abundante azúcar glas.

Hice dos tandas, la primera le añadí aún más mantequilla y creo que me pasé con el horneado. Estaban riquísimos, el sabor de la harina tostada y el granillo de almendra les da un punto…. pero no se deshacían nada, que para mí es la gracia de un polvorón, así que la segunda tanda la hice con esta cantidad de mantequilla y horneé unos 13 minutos (eso depende del horno) y quedaron perfectos, se rajaban algunos, se rompían más fácilmente pero están deliciosos!!!!

El muñeco de nieve de la foto lo hicimos con calcetines, ya que no tenemos adornos de navidad, habrá que hacerlos, no?

Date de alta de la newsletter

No te pierdas nada de lo que se cocina aquí

100% antispam. No juego con tus datos

Tarta Peppa Pig

 


Hace ya casi 10 meses que María cumplió un año, ya casi que ando pensando de qué le haré la tarta de su segundo cumpleaños, pero como más vale tarde que nunca, esta es la tarta que le hice. Con lo pequeña que era le encantaban y le encantan estos dibujos animados, aunque este año van ganando puestos Dora y la Abeja Maya.

El piso de abajo era un bizcocho de chocolate relleno de nutella y el de arriba de vainilla relleno de mermelada de frambuesas.


Date de alta de la newsletter

No te pierdas nada de lo que se cocina aquí

100% antispam. No juego con tus datos

Sufganiyot. Hanukkah o “La fiesta de las luces”

Hanukka o la fiesta de las luces, es una festividad judía que conmemora la derrota de los helenos y la recuperación de la independencia judía a manos de los macabeos sobre los griegos, y la posterior purificación del Templo de Jerusalén en el siglo II a. C.
La tradición judía habla de un milagro, en el que se pudo encenderse el candelabro del Templo durante ocho días consecutivos con una mínima cantidad de aceite, que alcanzaba sólo para uno. Esto dió origen a la principal costumbre de la festividad, que consiste en encender cada día uno de los 8 brazos más bajos del candelabro con la luz principal.
Hoy estamos en segundo día de Hanukka, anoche al caer el sol se encendió la segunda vela. Durante esta festividad se pueden ver en todos sitios unos dulces típicos, los Sufganiyot, que vienen a ser donuts rellenos sin agujero. Los tradicionales son rellenos de una gelatina de fresa, pero se pueden encontrar de una variedad de sabores increibles. Yo decidí rellenarlos o cubrirlos de chocolate, que son los que más nos gustan.
En esta fiesta los judíos respetan las costumbre de tomar alimentos fritos en conmemoración del milagro relacionado con el aceite del Templo, por eso, aunque ahora se ofrecen versiones más ligeras horneando estos dulces, los tradicionales son fritos.

Mis hijas ahora quieren ser judías, les encantan los sufganiyot, lo de las luces y otras tradiciones y canciones de esta festividad, claro que al día siguiente cuando en el cole celebraron acción de gracias, también se apuntaban a la fiesta. Aquí no hay nada de ambiente navideño y seguimos con calor y manga corta, hoy tenemos más fresquito y está nublado, pero vamos que de 22 -23 grados no bajamos. Esta semana hemos llegado a los 32… así da pereza empezar con la decoración navideña en casa.
La receta que yo he seguido es la del libro de Janna Gur “The book of new israeli food”, reduciendo las cantidades para 500 g de harina, la mitad de la receta tradicional, con la que salen unos 35 minidonuts o unos 20 donuts grandes:


 
Ingredientes:
25 g de levadura prensada o 10 g de levadura seca
80 ml de leche templada
500 g de harina
80 g de azúcar
5 g de sal
4 huevos
media cucharadita de azúcar vainillada o extracto de vainilla
Un poco de ralladura de naranja y de limón
25 ml de ron o brandy
80 g de mantequilla en pomada
Nutella o mermelada, dulce de leche para el relleno o para cubrir
Azúcar glass para espolvorear una vez fritos
Disolvemos la levadura en la leche templada, y por otro lado, mezclamos todos los ingredientes bien menos la mantequilla. Añadimos la leche con la levadura y mezclamos durante unos 5 minutos, añadimos la mantequilla en pomada poco a poco y batimos con la amasadora, thermomix o a manos otros 5-10 minutos, hasta que la masa esté elástica y suave.
Espolvoreamos un poco de harina por encima, tapamos con un trapo húmedo y dejamos reposar la masa unos 20-30 minutos.
Amasamos 1 minuto y formamos una bola que dejamos sobre la superficie de trabajo espolvoreada con azúcar y tapada con el trapo húmedo para que leve durante unos 15-20 minutos.
Preparamos una bandeja espolvoreada con un poco de harina y estiramos la masa para que quede de 1 dedo de grosor. Cortamos con un cortapastas o damos forma con las manos y vamos poniendo los donuts en la bandeja separados unos de otros.
Dejamos que doblen de tamaño en el horno templado a 40-50 ºC con un recipiente con agua hirviendo que le de la humedad necesaria a la masa.
Calentamos aceite para freir (yo usé de girasol) y vamos friendo 1 minuto o minuto y medio por cada cara 4 o 5 de cada vez. Dejamos sobre papel absorbente de cocina o sobre una rejilla para que no absorban exceso de aceite. Dejamos enfriar un poco y rellenamos o cubrimos al gusto. Espolvoreamos con azúcar glass.

La mejor cocina del mundo



Así es como definen mis hijas mayores la cocinita de juguete que les ha hecho papá. María con “eto es míiiio” entiendo que quiere decir lo mismo.

En las navidades de 2010, cuando las mellis tenían 2 añitos, papá les hizo una cocinita de juguete y los Reyes les trajeron cubiertos y electrodomésticos de juguete para ella.





Aquí podéis ver las fotos y lo que han crecido las mellis desde entonces. 

Durante todo este tiempo ha sido el juguete estrella tanto para ellas como para todos los niños que han venido a jugar a casa, y desde que María anda, cada vez que hemos ido a nuestra casa de Murcia, no se despega de ella.

Este verano las mellis nos dijeron lo que echaban de menos su cocinita, que era una pena no poderla traer en la maleta a Israel, y papá, que adora a sus niñas, decidió hacerles otra cocinita aquí (y así de paso tenía excusa para traerse una maleta llena de herramientas para usar en la cocinita y en lo que pudiera surgir ;)





Así que de un montón de tablas, botes de pintura y muchas horas de trabajo, aquí está la cocinita, y mis niñas encantadas!!

Ahora cuando la vemos hecha, merece la pena, pero la que se ha liado de polvo, pintura en el piso en que vivimos….

Cuando volvamos a Murcia definitivamente, habrá que buscar sitio para ella, 2 cocinitas de juguete de 1,5 m….



Date de alta de la newsletter

No te pierdas nada de lo que se cocina aquí

100% antispam. No juego con tus datos

Érase una vez…



Érase una vez…

… una niña llamada Caperucita Roja, a la que su madre encargó llevar una cesta a su abuelita enferma que vivía en el bosque, advirtiéndole que no hablara con desconocidos.

Pero por el camino se encontró al lobo y se paró a hablar con él, contándole lo que iba a hacer.

El lobo aprovechó para engañar a Caperucita y llegar antes a casa de su abuelita, a quien se comió. Después se vistió con su ropa y se metión en la cama para engañar a Caperucita y comérsela también.

Afortunadamente, un leñador que paseaba por allí descubre al lobo durmiendo tras comerse a Caperucita y a su abuelita, y las sacó de la tripa del lobo, poniendo en su lugar piedras, que hicieron que el lobo se ahogara al ir a beber al río.

Y colorín colorado, este cuento, y las galletas, se han acabado.

Date de alta de la newsletter

No te pierdas nada de lo que se cocina aquí

100% antispam. No juego con tus datos

Tarta Tsuki

Hace unos meses preparé esta tarta para el cumpleaños de una amiga y aún la tenía sin publicar.

Pensaba publicar hace unos días pero tuve un “accidente”. Tiré un vaso de batido de chocolate en el teclado del portátil, y por mucho que lo desmonté y limpié, no me ha quedado otra opción que quitarle el conector con el portátil y funcionar con un teclado USB externo. Ésto no sería ningún problema de no ser porque los teclados son inglés/hebreo, y para poder escribir nuestra “ñ”, y otros símbolos que no estám, lo tengo configurado en español, con lo que no coincide muchas teclas con el símbolo que aparece en ellas.

Recordábamos que Itziar nos había hablado de un artista israelí, Tsuki, que le gustaba, así que estuve buscando e intenté hacer algo parecido a una Menorah suya que me gustó.

Además del tipo de figuras y los colores que tiene, me gustaba que llevase tantas granadas, que aquí son tan típicas y se usan para todo (ensaladas, zumos, platos calientes,cremas, champús, chicles, potitos y papillas de cereales infantiles…)

El bizcocho era de chocolate relleno de buttercream de vainilla.

Date de alta de la newsletter

No te pierdas nada de lo que se cocina aquí

100% antispam. No juego con tus datos

Tarta de manzana de mi madre

Me encantan las tartas y los postres de manzana, tanto como los de chocolate, y por muchas tartas que he probado, me encanta la que ha hecho toda la vida mi madre, es sencilla y es a la que estoy acostumbrada.

Ingredientes:
Para la masa:

200 g de harina normal
100 g de azúcar
100 g de margarina
1 huevo

Para la crema:
½ l de leche
5 o 6 cucharadas de azúcar
2 cucharadas de almidón de maíz (Maizena)
1 rama de canela
1 huevo

Para cubrir la tarta:
2 o 3 manzanas en rodajas (utilizo de muchos tipos, las que suela tener por casa)
Mermelada de albaricoque

Precalentamos el horno a 180º C mientras unimos los ingredientes de la masa mezclando bien. Cubrimos el molde con una capa fina de masa.

Preparamos la crema cocinedo la leche con el azúcar y la rama de canela, cuando empieza a hervir se añade el almidón de maíz y se baja el fuego. Cuando vuelve a hervir se añade el huevo y apagamos el fuego sin dejar de remover.

Se cubre la masa con la crema y se decora con 2 o 3 manzanas en rodajas. Se hornea 45-50 minutos a 180ºC, y cuando empieza a dorarse se pincela con un poco de mermelada de albaricoque rebajada en agua. Yo suelo echarle bastante porque es como nos gusta en casa, pero con un poco para dar brillo, sobra.

Date de alta de la newsletter

No te pierdas nada de lo que se cocina aquí

100% antispam. No juego con tus datos

Cupcakes Halloween y tercer aniversario del blog



Hace casi un mes fue el tercer aniversario del Blog, 3 añitos, pero como coincide con el cumpleaños de mis mellis, o publicaba o cocinaba para su cumpleaños. Ahora después de organizar su cumpleaños, su fiesta de cumpleaños en el cole y de terminar de coser los disfraces de Halloween, espero publicar con bastante más regularidad, de hecho tengo hechas y fotografiadas muchas recetas pendientes de publicar.

Estos cupcakes los preparé el año pasado para la fiesta de Halloween del colegio de las mellis.

No recuerdo ni la receta de los cupcakes en sí, fueron sin huevo, seguro, y utilicé alguna de las recetas que ya tengo publicadas en el blog.



Halloween es una fiesta que normalmente no hemos celebrado, pero como aquí en Israel van a un colegio americano, es casi obligatorio celebrarlo, ya que están todo el mes haciendo dibujos y manualidades relacionadas con monstruos, calabazas…

Realmente tampoco he celebrado nunca el día de todos los santos, para mí el 1 de Noviembre es el Día de la Mochila, la forma en que en Ceuta se celebraba este día, yendo al campo a pasar el día y asando castañas, es donde pasé mi infancia.

Date de alta de la newsletter

No te pierdas nada de lo que se cocina aquí

100% antispam. No juego con tus datos